Suspensión neumática ¿Cómo funciona?

Suspension De Aire O Neumática En Audi A8

La suspensión neumática está disponible y a veces es estándar en los modelos de lujo. ¿Pero cómo funciona exactamente esta tecnología?

La suspensión neumática o suspensión de aire no es nada nuevo en el mercado, sin embargo, normalmente solo viene como estándar en modelos premium. ¿Pero, cómo funciona exactamente esta tecnología?

Antes de entrar en materia, hablemos del componente responsable de la calidad en la conducción: el amortiguador.

Amortiguadores y suspensión neumática

El amortiguador es un tubo lleno de aceite con vástago y pistón, y sirve para atenuar cualquier tipo de movimiento oscilatorio. (impactos y vibraciones en la carretera)

Ambos componentes están físicamente limitados a un solo ajuste, que los ingenieros han determinado cómo el mejor ajuste entre comodidad y manejo.

La sustitución del muelle de acero (amortiguador de muelle o espiral) por una balona de aire (esto es lo que es esencialmente la suspensión de aire) introduce un valioso grado de ajuste.

¿Cómo funciona la suspensión neumática?

En lugar del resorte hay un fuelle (normalmente de goma) lleno de aire. Bajo carga, el fuelle se comprime, causando una disminución del volumen y un aumento de la presión.

Si se bombea más aire, el fuelle se reincorpora a su volumen normal o, lo que es más importante, a su altura normal. Como un resorte de aire, el aumento de la presión significa un aumento de la rigidez, que es necesaria para el peso añadido.

Mientras tanto, la altura del vehículo se mantiene constante.

Los sistemas de suspensión neumática ahora se encuentran en multitud berlinas de lujo, vehículos utilitarios deportivos y camionetas. Algunos de ellos tienen suspensión de aire sólo en la parte trasera.

La ventaja de esto es que incluso cuando el maletero está completamente cargado, el vehículo se mantiene nivelado.

Los fuelles llenos de aire o la suspensión neumática están soportados por una serie de componentes que no están presentes en el sistema de suspensión normal con muelles de acero.

Uno de ellos es un compresor eléctrico que es el encargado de suministrar aire al fuelle cuando sea necesario. Un sensor indica al compresor cuándo debe realizar este bombeo de aire.

Aquí te dejamos un video que nos ha parecido interesante, en como menos de 3 minutos puedes conocer que es y cómo funciona:

Los primeros sistemas de suspensión del mercado

En el Mercedes-Benz 300SEL 6.3 de 1968, una palanca entre la carrocería y el brazo de la suspensión controla directamente una válvula para llenar o liberar el aire del fuelle.

Mercedes Benz 300sel 6.3 De 1968, (1)
Foto: www.periodismodelmotor.com

Si quieres saber más sobre la historia de este coche, te dejamos en enlace a la entrada de periodismo del motor: Mercedes Mercedes 300 SEL

Esto suena más complicado de lo que es – la configuración es en realidad simple y robusta. Era bastante fiable y sólo requería una revisión después de 100.000 km más o menos.

Los últimos sistemas de suspensión neumática, como los utilizados en los Range Rovers y las limusinas Rolls-Royce Phantom, se basan en un montón de hardware electrónico y un controlador de estado sólido (o una ECU).

La suspensión y la calidad en la conducción

La comodidad y el control de la conducción tienen una relación inversa extraña. Los resortes más bajos y rígidos que mejoran la capacidad de giro de un coche no pueden mejorar simultáneamente su confort.

De hecho, las modificaciones de la suspensión en ciertos casos podrían causar un deterioro tanto en el confort como en el control de la conducción. Rara vez, si es que alguna vez, estas dos características dinámicas pueden ser mejoradas simultáneamente.

  • Más control = Menos confort
  • Más confort = Menos control

Los dos componentes más críticos de una suspensión son el muelle y el amortiguador. En el diseño más común, el resorte está hecho de un varillaje de acero formado en una espiral helicoidal – de ahí su nombre “muelle espiral o muelle helicoidal”.

Como resultado, las correcciones de nivel y de altura se realizan en un tiempo mucho más corto, mientras que los ajustes sobre la marcha se realizan continuamente.

Ventajas de la suspensión neumática

Una de las principales ventajas de la suspensión neumática es su capacidad de mantener constante la altura de marcha del coche. Esto se debe a que puede controlar el volumen del aire en las balonas.

Así que, a pesar de la variación en la carga de pasajeros o equipaje, la geometría de las ruedas del vehículo no se ve afectada.

Esto mejora el confort de conducción y el manejo en general.

El control de la altura de la conducción también se puede seleccionar en algunos modelos, normalmente en los vehículos utilitarios deportivos. En el caso de los todoterreno, al seleccionar una altura de conducción elevada se envía una señal al compresor para que bombee más aire al fuelle.

Por el contrario, al liberar el aire el vehículo desciende, lo que mejorará la eficiencia aerodinámica a altas velocidades. La maniobrabilidad que depende de la velocidad suele formar parte del sistema moderno de suspensión neumática.

Comparado con los muelles de acero, la suspensión neumática ofrece un confort de conducción muy superior. Además, la capacidad de autonivelación permite un manejo consistente sin importar la carga de ocupación/carga a bordo.

Comparte en redes sociales en un click:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Claves
Entradas relacionadas